Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Mi primer día de Gym.

|
Pecesita Voladora

Ustedes lectorfish, deben ya saber que eso del "ejercicio" no es mi actividad suprema, por su puesto  no deseo que al leer éstas palabras me imaginen con la masa física de alguna de ésas exhuberantes esculturas, sobrepasando los 450kg. y teniendo problemas para distinguir si yo estoy sentada en mi silla o si me la estoy tragando.


No piensen en botero, que tampoco es el caso. De hecho he estado teniendo problemas para aumentar mi masa corporal, pues ya varia gente me estaba diciendo que adelgacé cabrón éstos últimos 7 meses. Efectivamente bajé aproximadamente 10 kg. Mi apariencia no es de esquelética marca PRO-MÍA, peso al rededor de los 45 kg, y con el cambio de peso corporal quedé un poco... pues... mhh... "aguadita".



Resulta que Zobek se divierte como bebé moviendo la piel sobrante bajo mis brazos, y ni se diga de los apodos, últimamente me ha estado llamando "gelatinita". JÁ JÁ JA, sí ¡que romántico! bueno, el caso es que quise darle gusto y finalmente terminé parandome frente a la zona que me juré jamás visitar.

Tampoco he sido una antideportista toda mi vida, de hecho me gusta bastante el ejercicio, en mis ratos libres ejercito por horas mis pulgares en el xbox, incluso me llegué a inscribir en el equipo de ajedrez de la escuela, fuí a dos o tres clases, en realidad era muy aburrido, y si hay algo que ya tengo ¡bien desarrollado! es el cerebro, también me ejercito algunas veces en la cama, me recuesto de un lado, me canso, del otro, me canso, de panza, me canso y ya aún agotada, puedo seguir recostada por más de 14 horas si lo deseo. ¡Vamos!, reconozcanlo, soy una chica olímpica.

Mi primer día de gym.

Ya imaginarán mi rostro de TERROR mientras me dirigía al sitio, no sabía absolutamente nada al respecto, así que desayuné frutas y mucha agua, me hubiera gustado prepararme un huevito con jamón y tortillas de harina, pero temía que se me reventara un intestino, saliera por mi ombligo, y tal como una regadora de césped "chacualaqueara" por todas partes lanzando sangre y restos alimenticios.
Ok. ok, exageré un poco, pero en realidad estaba espantadísima. Mientras imaginaba intestinos saliendo de mi, huesos fracturados, pesas de 100 kg sobre mi cuello y contorciones decidí volver a casa pero.. ya había llegado.

Me paré ante la puerta del gimnasio, sentí cómo la sangre se me iba en menos de dos segundos de la cabeza hasta los pies, las rodillas me temblaban, sentí como si fuera un potro recién nacido, llegué al escritorio y entonces tras el escritorio, salió un monstruo  como de 6 metros que lanzaba bolas de nieve mientras escupía fuego.

Bueno, en realidad eso tampoco pasó, tan solo era el monitor, pero sí era altísimo, y las bolas las tenía como balones de futbol dentro de la piel, pelón y muy blanco.

-Éste cabrón me va matar -pensé- Pero finalmente solo sonreí, le dí el dinero de la inscripción, contesté una hoja con mis datos. Fue el examen más complicado de mi vida, sentía que me aplicaban una prueba enlace en diez preguntas que ya me sabía, y mi vida dependía del aprobar aquél examen.

Nombre, apellidos, edad, peso, talla, dirección etc...

Terminé y me pidió comenzar con 20 minutos de bicicleta, al terminar, lo buscara para decirme qué hacer.

-Eso sí se hacerlo- pensé -
En casa tengo una bicicleta, y me gustaba subirme y pedalear mientras comía palomitas y veía televisión. Subí al dichoso aparato, había una chava buenísima a mi lado izquierdo, morí de envidia, volteé de nuevo para ver sus piernas, ¡que piernas tan pinches feas! -pensé- están todas... pálidas, y ... tan marcadas, se ve exagerada, ni se mueven, seguramente se las operó; veo discretamente su abdomen y pienso: ¡agr! pinche abdomen feo, y . . . está toda sudada, bien flaca, ha de ser bulímica; veo su cara y pienso ¡Pínche vieja horrible! con la cara toda chupada y los labios que parecían colagenados, ese pellizquillo de naríz más bien tenía aspecto de pezón y muy molesta adapté mi bicicleta unos cuantos giros más densa y pedaleé con mucha más fuerza, como a 4 pedaleadas por una que ella daba, tengo mucha resistencia en las piernas así que eso no fue problema, noté de reojo que ella me observaba, y yo fingí naturalidad en mi expreción, estaba ¡jodida de cansancio! y aún me quedaban 17 minutos. Entonces ella habló.

-Deberías hacerlo más lento, solo te atrofiarás y es tu primer ejercicio.
¡SU VOS! ¡Nunca me había sentido tan felíz de escuchar a alguien! ¡era maricón! :D. En un segundo volví a ser la "gelatinita" más sexy de todo el gym, le sonreí y le agradecí el consejo, respiré y dejé de fingir que no me dolía. Terminé con la bicicleta y bajé rápido, estuve a punto de caer de na.....riz, las rodillas me temblaban, ahora me sentía más potrillo recién nacido que cuando me paré ante el gym. Ésta vez era real, no podía caminar, y antes de decidir hacer el ridículo me senté en el piso e hice estiramientos para las piernas, sobé la parte trasera de mis rodillas y al levantarme ¡-CRUACH-! tronaron. Me sentí mejor, bajé con monitor y le pedí otro ejercicio, entonces me llevó a unos aparatos para hacer, adivinen ... ¡más pierna!, cinco series de 20 para el frontal, 5 series de 20 para gluteos y pantorrilla. ¡Morí! Terminé tomé un agua y regresé a casa, al llegar, no alcancé a llegar ni al sofá caí tirada y muerta en la alfombra en donde dormí 4 horas hasta que mi abuelita me pateó para que me levantara.

Segundo día de Gym.

Después del primer día yo quería tomarme unas vacaciones de una o dos semanas, pero el mes ya estaba pagado así que le cerré la boca a mi subconsciente que me jalaba del cabello hacia la cama y llegué con monitor.

20 minutos de bicicleta, dijo él. Respiré profundo, en la bicicleta contigua ya no había maricón, y ésta vez pedaleé tranquila, y mientras tomaba agua, terminé los 20 minutos y pedí otro ejercicio.

Dirígete a la parte trasera y toma las Mancuernas.
¡Éste cabrón me está albuereando!
Me dirigí muy molesta y tras de mí, llegó él, me pidió tomar las mancuernas nuevamente y yo lo miraba esperando una explicación.
-No sé qué son las mancuarras -Respondí.

Él sonrió y me mostró unas pesas pequeñas, creí que se burlaba de mi, eran de diez cm. aproximadamente, y él las estaba tomando con dos dedos, lo miré con cara irónica y le dije - Creo que puedo cargar una de "esas" y apunté unas de acero que estaban junto a los huesos rosas para perro que él me daba.
Sonrió burlonamente y me pidió intentar con esas primero, abrí mis manos frente a los huesos para perro y esperé a que abriera sus dedos y cayeran en mis palmas, lo hizo y mis brazos descendieron hasta mis rodillas él volvió a reír y sugirió darme unas aún más pequeñas, me sentí apenada pero al mismo tiempo me hirió su comentario, perforó mi ego como con una espada, así que volteé y decidida le dije que ésas estaban perfectas. Me indicó los movimientos y las series que debía hacer, y puse atención y apenas se fue comencé el ejercicio, 4 series de 20 de un lado 4 de 20 del otro, 4 de 20 atrás, 4 de 20 hacia arriba, era la rutina indicada, hice como 4 de 10 algunas de 7, en las últimas series me temblaban los codos como el día anterior me temblaban las piernas, un tipo que estaba junto a mi cuyos músculos eran más grandes que mi cabeza, levantaba unas pesas unas 30 veces más grandes que mis huesitos de perro, y ya agotada y muy triste fui con monitor y le dije que sentía demasiado esfuerzo con ésa rutina, y le pregunté si trataba de que me pusiera como él, claro que su apariencia era .... MONSTRUOSA, él soltó una carcajada  y me aseguró que no, que tan solo endurecería mis brazos. Entonces recordé a "gelatinita" terminé mi agua, terminé las series y pude ir a casa.

Planeaba darle la sorpresa a Zobek en un par de meses, cuando yo de espaldas, una chica alta, delgada, sexy, deliciosa, paseara frente a él, entonces él me diría -Hey chica sexy, ¿has visto a mi alumna a caso? y yo le respondería -Holaa.. (con una voz sexy mientras volteaba como "modelo de pantene" y mis rizos definidos golpearan mi rostro con el viento.
 Pero no, no me aguanté las ansias y ya le chismeé todo el rollo, no me creyó las primeras 10 veces que se lo aseguré, y solo me respondía con una cruel carcajada, pero finalmente lo comprobó.

¡EN LA MADRE!

|
Pecesita Voladora

Se me vinieron los días encima y apenas ayer me di cuenta de que mañana, osea "hoy" era día de las madres, arruinaré la sorpresa que planeaba mencionando que no me dio tiempo de juntar el dinero suficiente para comprarle un micoondas nuevo a mamá, porque el que teníamos yo lo jodí.

Bueno, resulta que era uno de esos días que mamá tenía que ir a trabajar desde temprano y mi abue no estaba en casa, ésto ocurría al menos una vez cada cuatro o cinco meses, mamá siempre estaba ahí para despedirme y esperar a que me fuera a la escuela bien almorzada y muy despierta. Rutinariamente, después de un grito aterrador que emanaba de su boca pronunciando mi nombre, yo despertaba saltando o cayendo de la cama, entonces sabía que era hora de alistarme para ir a la escuela, en cuanto bajaba los escalones la mesa ya estaba servida, mientras yo, aún con lagañas en los ojos y entre bostezos miraba atentamente a ma-pez cómo mientras hablaba con su jefa por el radio diciendole que estaba a unas cuantas cuadras de la oficina, brincaba en un pié para ponerse un tacón y buscaba tarjetas y números en una pequeña libretita que de clientes, finalmente terminaba su llamada, me pintaba un rojo y perfecto beso en la mejilla se iba a trabajar. Una vez cumplido ésto yo ya tenía hecho mi día, y muy contenta con el enorme beso rojo de mamá almorzaba lo que ella me había preparado, para luego empezar a arreglarme e ir a la escuela, entonces a la hora de salida ella estaría muy puntual esperandome.

Sucede que éstas habilidades de ma-pez para hacer más de 30 cosas al mismo tiempo y en menos de 7 minutos simplemente no fueron heredadas a mis genes, yo por el contrario, era un poco más lenta, más torpe, y muy, muy pero MUY inutil. Mi tía solía apodarme "patas de gancho" por eso de tropezarme hasta con mis propios pies. Y uno de esos días odiosos en los que mamá tenía que irse antes de poder pintarrojear mi mejilla y dejarme el desayuno servido en la mesa, me dejó por desayuno unos taquitos que había comprado para mi. Por si fuera poco, además de lo floja, torpe e inutil yo era incapaz de despertar si alguien no lo hacía por mi, así que dormí y dormí y dormí como pinche oso hasta pasadas las 12. Yo entraba a la escuela a la una, así que al ver la hora me levanté hecha madre, ni me bañé, me puse el uniforme, las calcetas al reves y ni tiempo me dio de peinarme. Pero como toda hija única concentida, me desagradó que mis taquitos ya estuvieran fríos, así que los metí no más de un minuto en el microndas mientras yo corría a arreglar mi horario escolar, cuando regresé, ya con la mochiña lista, el microondas estaba humeando, irradiando luces de muchos colores metalicos, me asusté y mi increíble inutilidad me dejó inmovil y asustada viendo el espectáculo, creí que explotaría así que me escondí debajo de la mesa. Recuerdo que ése día ni comí, me fui a la escuela tardísimo, al llegar me cagaron por haber metido los taquitos con todo y papel aluminio. ¡´Pero yo no sabía!

Espero poder compenzarle su microondas a ma-pez algún día.

Por lo pronto, le haré éste post, MAMÁ-LÓN dedicado exclusivamente para ella, aunque sea de las pocas personas que no aprecian ni valoran mi fama y excelente redacción (ta weno pecesita), éste post va por ella.

Ma-pez es una madre con ma. . .nía por los videojuegos, sí, ma-pez es una GAME-MOTHER. Hace poco mi xbox comenzó a jotear, no supe si fueron los controles, ella andaba en E.U.A con Santa y no tardó más de un fin de semana para comprar el  360 con 4 juegos que aún no termino.

Ma-pez es el tipo de mamá perfecta que tu no tienes.
Ma-pez me despierta en la madrugada porque empezó una película de terror, prepara bocadillos y los compartimos juntas.
Ma-pez puede pasar horas y horas conmigo frente a la consola tratando de pasar el siguiente nivel en el videojuego.

Ma-pez es perfecta, y la amo.

Gracias por soportarme durante más de 16 años, cuidarme, guiarme y motivarme para hacer las cosas bien.
Por ésto y muchas cosas más: ¡Felíz día de las madres!