Facebook

Se ha producido un error en este gadget.

El pato del diablo

|
Pecesita Voladora

Hace cinco minutos, justo cuando desperté, me quedé observando un punto negro en el techo. Estaba recordando una anécdota divertida que sucedió hace aproximadamente un año.

Había ido de peda pijamada al rancho de una de mis mejores amigas. Bueno, en realidad no era tan grande cómo un rancho pero no era tan chico como una casa grande, pero tampoco era como una quintblablablabla ¡YA! Equis. Estaba ahí. Había un pony, patos de diferentes tamaños, colores y "sabores" (eso lo dijo su abuelita), gallinas, perros, pollitos, total, casi, casi, era una granja. El lugar estaba agradable, jugamos en la alberca con frisbee, asamos carne rica, unas cheves frías jumex y chocolalas, buena música y se hizo el ambiente rico.

Ya entrada la peda noche, me dieron ganitas de hacer pipí, y en el camino se me atravesó un hermoso patote cojo. ¡Era enorme! casi me llegaba al ombligo el maldito pato, de ojo verde, y morenote, gordo, bien sexy el pinche pato. Me acerqué al patote:

-¡Patito bonito! ¡ven patito bonito! (apenas y podía mantenerme en equilibrio)
-¡Patito parito anda patito!
El pato vizco y cojo me observaba con cierto odio, rencor, desconfianza, no supe exactamente qué era, pero podía notar la llama del mal ardiente en su pupila.

Mi amiga, buscándome, notó mi nariz a unos cuántos centímetros del pato mientras yo le hablaba cariñosamente.

-¡¡¡¡¡CORRE!!!!!-Gritó


Yo no lo procesé, me volví para ver al pato y un terror me invadió hasta la última célula de mi cuerpo, vi cómo el odio del pato hacia mí se había potenciado, y una potente mordida me habría arrancado la nariz si no me hubiera movido. El terror y la adrenalina hicieron una buena combinación en mí que me permitió correr como jamás había corrido. (Cabe mencionar que yo no hago nada de ejercicio,  claro lo dejé en ESTE post) pero ese día me sentí toda una chica olímpica. La Guevara me habría quedado corta en velocidad en ese momento que huí del pato, pero para mi sorpresa, el pínche pato me iba mordiendo los talones, no sé cómo lo hacía, no me atreví a voltear atrás, supongo que se impulsaba aparte de sus pies, con sus alas por que yo sabía que no estaba corriendo, sino que levitaba, como un demonio, un demonio sediento de mi sangre. Corrí con todas mis fuerzas pero solo le llevaba unos centímetros de ventaja al pato.

Pude percatarme que todos mis amigos habían salido a ver el espectáculo  tal vez por el escándalo que hacíamos el pato y yo, él con sus roncos y malévolos (cruac cruacs) y yo con mis gritos de damisela secuestrada. Mis amigos estaban cagados de risa en el suelo, doblados de la risa a carcajadas y el pinche pato aún corría atrás de mí, claro que el pato me llevaba ventaja por que él estaba sobrio, y yo aparte de mareada, ya estaba torpe. Llegó un momento en que me cansé de correr, empezaba a darme por vencida, el pato del diablo me alcanzaría, se comería mis ojos, mis tripas, y eructaría una uña postiza mía, pero mi ángel de la guarda me puso una camioneta de caja frente a mí, y una idea fabulosa vino a mi mente. Un par de metros antes de llegar a la caja, salté, giré una o dos marometas en horizontal, y caí dentro de la caja, el pato se había estrellado con la defensa y yo, estaba a salvo.

Sí, mis amigos seguían cagados de risa, pero yo me sentía orgullosa de mí. De haber vencido al pato del diablo.

Camino hacia el infierno

|
Pecesita Voladora


Ayer, después de quedarme sin siquiera 4 piches pesos para comprar un marlboro suelto tras pagar mis terceras decidí ir a vender a alguna casa de empeño dos pares de equipos de sonido, una cámara y un xbox, esperando recibir como mínimo $2500.
Subí a mi coche, en reservas de gasolina y me dirigí a la casa de mi novio para que me acompañara. Iba la tipa con su carita de pendeja, tirando cagada escuchando electro a todo volumen con el quemacocos abierto y fumando un cigarrillo de su última cajetilla, cuando de repente un trailero empezó a gritarme cosas desde su "monstruo en ruedas" -Pendejo- pensé- Vives en un ambiente tan miserable que no puedes evitar tener una erección por el simple hecho de ver a una puber bonita. (La música no me había permitido escuchar las seguramente sucias porquerías obscenas que el tipo me gritaba desesperado así que lo ignoré) Muy contenta iba yo con la emoción de ver a mi novio un rato, y pasarla bien una tarde juntos cuando un ¡TRACK TRACK TRACK! provocó que casi me tragara el cigarrillo del susto. Traía ponchada una llanta. El coche coleteó algunos metros hasta que tras un frenón pude estacionarme en el acotamiento de la avenida. ¡Púta! -pensé- ¿ahora qué hago? Entonces recordé uno de los miles de consejos pendejos que me habían sugerido mis amigas: "Cuando se te descomponga el carro y no sepas qué hacer, bájate, abre el cofre, pon cara de sufrimiento, cómo sea estás bien buena y algún wey se parará a ayudarte gratis". La cara de sufrimiento ya la traía. Y cómo no si tras el susto había sentido el cigarrillo quemándome la campanilla. Pero afortunadamente no tuve ni si quiera que bajarme del coche antes de que alguien llegara a ayudarme. Era uno de esos señorsitos que venden rosas en los cruceros. ¡Qué poca madre! -pensé- Está viendo que se me ponchó una llanta y el wey viene a ver si le compro algo. No era así, dispuesto, decidió ayudarme, me ayudó a cambiar la llanta y me bajó cómo 7 cigarros al no traer ni un pesito propinero.

Llegué a la casa del princi-pez y sólo tuvo que ver mi cara de terror para abrazarme hasta que me tranquilizara y después cómo todo buen novio burlarse de mí. 

Regresamos a mi casa para contarle la travesía a mi abuela y ver si me prestaba $50 para resanar la llanta. Me dio cien y fuimos en busca de una vulka. En el camino recordé que cerca de dónde estábamos había una pulga (mercadote de objetos de 2a) Decidimos llegar primero para vender los objetos de una vez.   Buscamos la dichosa pulga, pero un peatón nos dijo que sólo la abrían los sábados y domingos. Era viernes. Ni rollo, seguí conduciendo, por una avenida que según yo nos llevaría directo a otra pulga. Error.

Conduje, conduje y conduje más hasta que llegamos a otro municipio, me asusté. Intenté regresar por la misma avenida pero cómo era de un sólo sentido, tuve que ir por la lateral derecha buscando un retorno que nunca apareció, desviándonos a otro municipio. Llegamos a un cruce en forma de araña, leí los nombres de las avenidas que se juntaban entre sí, pero no conocíamos ninguna y no habían peatones cerca para preguntar. Tomamos una al azar y llegamos a otro municipio. Empezaba a obscurecer, cada vez era más difícil leer los letreros de las avenidas, sin mencionar el trafico hijoeputa de las siete y el calor sofocante que me gritaba en la cara "¡pendeja ¿por qué no arreglaste el clima?".

Mi histeria se prolongaba, y seguíamos conduciendo sin dirección pero estalló mi paciencia cuando me dí cuenta de que estábamos en frente del aeropuerto. O sea cómo a una hora y media de mi casa conduciendo por el camino correcto y yo no tenía idea de cómo regresar. Desesperada di vuelta en "U" y comencé a llorar de impotencia. Me hice bolita en mi asiento dejando libre la pierna derecha para seguir acelerando y mi novio, igual o más perdido que yo, intentaba tranquilizare. Quería marcar a casa, decir: Abue, estoy perdida a cientos de kilómetros de la casa en medio de la nada, con princi-pez, pero no teníamos saldo ni para un mensaje. La gasolina había encendido el foquito de la "E" y mis bolsillos sólo contenían pelusas. Entonces recordé los cien pesos que guardaba en mi bubi, los cien pesos que utilizaría para resanar la llanta, conduje en línea recta hasta que encontré una gasolinera y se los puse todos. La gasolina subió un poco arriba del cuartito, pero ya era algo. Peor hubiera sido tener que quedarnos a dormir en medio de la nada entre narcotraficantes y alguna que otra cabeza cortada a quién sabe cuántos metros en el monte.

Después de conducir otra media hora sin dirección, princi-pez notó unas desviaciones de la nueva obra pública del tran-vía que están construyendo y pasa justo en frente de mi casa, cuando lo vi, me orgasmeé de felicidad. Seguimos los conitos naranjas por al menos una hora hasta que reconocí en dónde estaba, llevé  a mi novio a su casa y al llegar abracé a su perro, a su mamá, y me prometí no volver a conducir por lugares que no conozco si no traigo conmigo saldo o gasolina.


¿PASIÓN FUTBOLERA?

|
Pecesita Voladora 


Había llegado a creer que éste sería "tema prohibido". Pero ayer discutí sobre ello con átun-love y me clavé bastante.


Antes que nada quiero aclarar que no es mi intención ofender a nadie, respeto -hasta cierto punto- sus gustos y preferencias, son bienvenidas toda clase de críticas u opiniones. Pero en su mayoría éste post es para -criticar a la afición futbolera- Por lo que: comentaristas ardidos, aguantar la carrilla.


En posts anteriores he mencionado mi odio hacia en fútbol; mas nunca les he comentado explícitamente el ¿porqué?


-¡Pero pecesita si el fútbol no es más que un deporte! y los deportes están bien.


Mi disgusto no se es enfocado en el deporte en sí, aunque no, tampoco me gustan los deportes, pero ése es otro tema. 


Existe una línea imaginaria, tan imaginaria y tan real como lo es el ecuador; que divide a la gente de ser o personas deportistas, sanas y ¿porqué no? cultas a la vez: o ser personas mediocres que al ser fanáticos del fútbol  se vuelven más mediocres.


Quiero decir, está bien que a la gente le guste el fútbol y más aun que lo celebren entre amigos y lo practiquen. 


PERO. ¿Qué pedo con la raza que AMA el fútbol? verlo, apostar, saber, mas no practicarlo. ¿Porqué una persona por decir, de clase baja puede disfrutar tanto un partido de fútbol?. Hablamos de personas con salario mínimo, y no estoy discriminando a las personas con salario mínimo, ni mucho menos diciendo que por pertenecer a cierta clase social no deben ver esta clase de eventos, sólo me cuestiono ¿porqué los hace tan felices?


Es decir, una persona no debería gastar más de un 30% de su salario en una distracción que no le servirá para absolutamente nada, ya sea apostando, comprando una camiseta original, o yendo al estadio. Una distracción en donde ellos ni aprenden, ni participan.


Es distinto no sé, que te diviertas yendo al cine, por ejemplo, gastas lo mismo o menos, llevas a tu familia, compras tres entradas para la pelicula que se te hinche. Walle si quieres. Ves la película y se te prende una alarma subconsciente.
-¡Ah cabrón, tengo que cuidar el medio ambiente! ¡no ensuciar tanto! ¡hoy aprendí algo nuevo, y me sirve!



(Ves Harry Potter)
-¡Pinche brujo mamón, traicionó a Harry! Hoy aprendí que no debo esperar nada de nadie.


(Ves una porno, "La mujer de mi hermano")
-Si una chava me dice que es estéril, mejor me aseguro antes, no valla salir con chingaderas,


¡LO QUE SEA! 


En cambio en el fútbol ¿qué clase de información útil le puedes decodificar a tu cerebro? Si no lo practicas, si no eres entrenador, si no te están ofreciendo ser el suplente de "La gata" si no eres referi  o narrador. ¿A ti que chingados te importa? 


Y no es que no vean fútbol, este post va en contra de la afición, muy distinto es:


-Felicidades, me enteré que el equipo al que le vas ganó la temporada.
-Sí, gracias, también estoy contento.
-¿Hacemos una carne para festejar?
-¡va!


A ésto:


-¡GANAMOOOOSSS! ¡AHUEEEEVO! ¿NO QUE NOOO? ¿NO QUE NO GANABAMOS? ¡ME LA PELAAN  PINCHES GATIIITOS, 
-¿Pues qué pendejo? Muy chingón. Véngase a ver si es cierto....


(Conversación real).



Si mi padre fuera aficionado y me hubiera obligado a usar ésto ↑ Me escapaba de la casa sin pensarlo.



O sea, si a mi un wey me dice que no valgo madre porque soy Cocodrilo de Hualahuices, pues para empezar, yo no juego, apoyo al equipo, pero ni participo ahí, ni me metí al pinche campo, a meter un gol, ni mi papá es el legendario KAKÁ ni ando con Giovanii.


Y realmente ya me cagó el tema, me enferma hablar de ello, pero la pregunta está abierta, alguien que pueda explicarme.


¿Porqué los hace tan felices el futbol? ¿Porqué si su equipo gana "ya se les hizo el día"? ¿Porqué con un salario mínimo pueden ir a comprar camisas originales e ir a estadios?



Algo de literatura; no-basura.

|
Pecesita Voladora


Bueno, ahora que finalmente pasé semestre, me he dado el tiempo de leer algunos libros recomendados, porque por si no lo parecía, me encanta leer.


No es mi intención presumir de ello, pues mi selección de libros es completamente variada y aún no sé cómo hacer una buena crítica o identificar qué clase de libro es, pero eso no evita que me "aviente" mis buenas leídas de vez en cuándo.


Paulo Coelho


 Sí, bueno, y aunque varios se van a sentir ofendidos por mi próximo comentario, debo decir del modo más sobrio y sensible posible. ¡me cagas Coelho! 


Pienso que en algún momento de mi desarrollo, pre-puberta fui una niña muy verde y muy buena; no quiero decir que sea mala, sino que era más buena de lo que soy ahora, pero supongo que es común ¿no? la niñez, inocencia y esas madres hacen que la conciencia te joda cada vez que hieres a alguien; sentimiento que supongo se va agotando conforme se crece. Pero bueno, el punto es que existen 3 motivos por el cuál alguien leería un libro de superación personal:


1 Lo necesita, y planea encontrar su espiritualidad interior para poder expresar su máximo potencial de bondad con absolutamente todas las personas.


2 Le gustan los cuentecillos verdes del autor mas no enfoca su perfil a hacerlo encajar con la mentalidad del protagonista.


3 No tenía otra cosa qué leer.


En mi caso debo confesar vergonzosamente que Coelho sí me clavó con "El alquimista" más que por "la motivación espiritual" porque me gustan los textos detallados, y bleh, pero me ardió saber que había gente que realmente compraba los libros de éste autor como si fuese el mismo dios, chingá, yo creo que confían más en la espiritualidad de Coelho que en la biblia, siendo que Coelho seguramente escribe conforme lo que observa en su entorno. Por ejemplo:


*Arbol, *Niño, *Hombre, *Viejo, *Soledad, *Dinero.


Había una vez un árbol grande y frondoso cuyas hojas resplandecían en una perfecta madurez, bajo él jugaba un niño tranquilamente mientras un hombre caminaba junto a él y un anciano los observaba, entonces se dio cuenta de que era infeliz por haber sido un viejo avaro durante su vida, y se dio cuenta de lo poco necesario que es el dinero, pues no compra la felicidad del hombre sino solo comodidades, entonces el anciano, se comparó con aquél gran árbol frondoso, que a pesar de no poseer fortuna era bello y grande, por el simple hecho de existir.


¿Ven que es bien pinche fácil? Es una bonita historia que inventé en menos de 2 minutos, gratis, con moraleja, y que la tome al que le llegue. Pero... ¿Enriquecerme? ¿Con un consejo? ¿Hacia quien necesita de ayuda? . . . que pinche hueva.




Gabriel García Márquez.


¿Saben? a mi me gusta bastante cómo relata sus libros él por un hecho muy personal. Me recuerda a mi bisabuelo, cuando leo sus libros me imagino sentada a su lado en el patio lanzándole migajitas de pan a los pájaros que se amontonaban a nuestros pies mientras me contaba cuentos, jaja sí, es algo realmente especial,  además me agrada bastante el modo sencillo e inteligente de narración, sin el menor ego ni prepotencia, es capaz de atraparte con una lectura, creo que es y será siempre uno de mis autores preferidos.


Herman Hesse


Herman, Herman Hesse, hasta hace unas cuántas semanas hubiera escrito una verdadera reseña sobre mi opinión sobre él, positiva claro, pero creo que ahora mismo estoy ahogada de Herman Hesse, empalagada, y harta, leí tanto sobre él, que necesito urgentemente leer un buen libro basura como los que guarda zovec del "manual del perfecto ogt". 


Y no es que quiera criticar a Hesse, de hecho si supusiéramos que sólo he leído "Demian" y "El lobo estepario" podría decir que es uno de mis autores favoritos, pero después de leer "El último verano de Klingsor" y "Siddhartha", me harté cabrón de Hesse, creo que si no paro de leerlo ahora llegaré a odiarlo. Definitivamente Demian es uno de mis libros favoritos pero, después de notar que todas sus obras se caracterizan por dos personajes principales: El sujeto 1, un tipo normal que conoce al sujeto 2 que elogia constantemente la actitud y físico del sujeto 2 y el sujeto 2 que es "especial" algo prepotente, superior, guapo, capaz de percibir y saber cosas que la "gente común" no puede.


No me desagrada ello, como lo menciono antes, en "Demian" fue perfectamente aplicable,  pero ¿en los otros tres? o sea... wey, ya bájale. Además de que supongo que esas dos son sus únicas buenas obras, pues las demás o al menos las que he leído están de hueva es más reflexión y meditación, más como Coelho pero en mamón. Además tengo mis firmes sospechas de que Hesse era homosexual tapado.


Ahora entiendo porqué mi tía insistía tanto en que no leyera a éste autor, supongo que por la edad, puberto-adolescente llegas a meterte cabrón con el protagonista, y eso es peligroso, pues aparte de sentirte superior, y creer que el mundo "es un pendejo" te aíslas de "la gente común" y bleh, no sé, yo no lo experimenté. ¿o sí? :O


V.C. Andrews


Según uno de los libros no estaban seguros si el autor era hombre o mujer, pero su saga "flores el en ático" fue la primer novela negra que leí y que me dejó picadísima. Aunque pienso que el interés de la historia fue en  declive a partir del tercer libro, y el cuarto ya no lo leí, también me empalagó.


Patrick Süskind


La única obra que leí de él fue una comercial, " El perfume" y como me gustó bastante, he decidido no leer ninguna obra más para no empalagarme o terminar desepcionándome del autor como me sucedió con Hesse, tal vez sea una actitud poco madura, pero jajá me vale madres. tengo mis razones. :)








_____________________________________________________________________________________________


Hace un par de días recordé un libro que citaba mucho un ex-lector "el libro vaquero"  lo busqué en una librería y pregunté por él, el error de mi vida fue no haber googleado antes el título, una mirada desaprobadora de una anciana me envió al subsuelo al buscar un libro pornográfico.




Saludos lectorfish, espero que se animen a leer o no leer alguno de mis citados, les escribiría más pero es tarde y tengo sueño. Que tengan una excelente semana.

La huída.

|
Pecesita Voladora


Quisiera cambiar un poco el género del post, así que por favor pónganse serios.


___________________________________________________________________________________


Hoy por la tarde unos primos me invitaron a una fiesta en Saltillo, yo muy gustosa, comencé a arreglar mis cosas, y sin la intención de quedarme más de un día, no cargué conmigo mas que un bolso de mano grande en donde introduje un pesquero pijama, un ligero cambio de ropa para el siguiente día, mi cartera, en la que llevaba $500 sin identificación alguna, pues la que solía cargar conmigo era un inservible gaffete de la preparatoria que le intercambié a mi novio por el suyo, por el simple gusto de poseer una imagen del otro, en donde ambos lucíamos ridículos y con cara de sueño. 
Llamé a una amiga para preguntarle si le gustaría acompañarme, nunca se lo había pedido a ella, pero últimamente había sido muy apegada a mi, a pesar de ser un par de años menor que yo, se llevaba muy bien conmigo. Su madre aceptó que ella me acompañara, siempre y cuando pasáramos a visitar a unos familiares de ella que también vivían ahí, y al hacerlo, le proporcionara toda clase de datos, como direcciones, teléfonos y nombres de personas con las que nos encontraríamos. Yo, sin ningún problema acepté.


El transcurso del viaje fue tranquilo, no tuvimos problema alguno con ello, y al llegar a nuestro destino pedimos un taxi para dirigirnos a visitar los familiares de mi amiga. Ella afirmaba tener mucho tiempo sin visitarlos, así que tuve que darle señas al taxista de cómo llegar pues parecía no estar seguro de la ruta más cercana. Al llegar ya se acercaba la noche, y pude notar que el lugar al que habíamos llegado estaba al menos a unas 14 cuadras de la casa de mis parientes. 


Tocamos la puerta del lugar, y una mujer de apariencia asustada abrió la puerta, mi amiga intentó presentarme   pero la mujer, al reconocerla le pidió de inmediato que se marchara. Yo no entendía lo que estaba pasando, así que intenté explicarle la petición que me habían hecho los padres de mi amiga al llegar ahí, y lo importante que era darle mis datos, ya que esa había sido la condición de su madre para permitirle acompañarme. La señora disgustada me arrebató la hoja en la que yo llevaba anotados todos los datos que yo ya había preparado de antemano, y me ordenó que nos largáramos. Yo, sin entender lo que pasaba retrocedí unos pasos, pero al hacerlo escuché los gritos de ella al ser tirada del cabello por un hombre alto y con sobrepeso que al parecer se encontraba en estado de ebriedad, noté cómo le arrebataba la hoja que ella me había quitado antes, e identificó al instante a mi amiga, la tomó por la cintura cuando ella intentó correr y la besó en la mejilla torpemente, yo  no estaba segura de qué hacer, quería correr, esconderme, ir por la policía, pero no quería dejar sola a mi amiga con ése hombre, decidí que era mejor correr y buscar a la policía, pero para cuando lo decidí, el hombre me sujetaba fuertemente la muñeca. Nos hizo entrar a la fuerza en su hogar, y nos empujó contra el sofá, caminó por la sala unos segundos y sacó un par de fajos de billetes de los bolsillos de su saco, después otros cuatro de los bolsillos internos, y finalmente otros dos de los bolsillos de los pantalones, éstos no estaban atados con nada, así que al dejarlos caer al piso, ellos se desparramaban por doquier, yo jamás en mi vida había visto tanto dinero junto en un solo sitio, pues en el conjunto de billetes, el menor de ellos era de $200, el resto eran $500 y billetes de $1000, lo que nos puso muy nerviosas y asustadas. El hombre parecía haber entrado a ducharse, y la mujer corrió deprisa a lo que parecía ser la cocina por una pequeña llave que ocultaba en un frasco, forcejeó la puerta un poco mientras la abria, y nos obligaba  a salir, mi amiga pensó en ella, y le dijo que fuera con nosotras, a lo que ella molesta le  dijo que ¡no perdiéramos más tiempo, que nos largaranos! me agaché deprisa y tomé unos cuántos billetes pensando que podrían ayudarnos a escapar, pues la maleta de mi amiga se había quedado dentro de la casa. Y mientras salíamos otros dos hombres mayores se acercaron a nosotras, intentamos correr pero nos cerraron en paso al notarnos asustadas, uno de ellos tomó a mi amiga por la cintura y la tironeó hacia adentro de la casa nuevamente, mientras que el mayor de ellos me sujetaba del brazo, olía mi perfume, se acercaba a mi y al notar mis manos llenas de billetes, se acercó a mi oído y me dijo con una voz dulce: -Pequeña ladrona.  Dicho ésto, me lanzó al piso contra la pared, sacó de su bolsillo un encendedor, abrió la tapa, éste permaneció encendido, y me lo arrojó al cabello, sentí cómo éste ardía en segundos, y el horrible olor que emanaba, los ojos se me llenaron de lagrimas y . . . 
. . . desperté.

Turisteando Monterrey

|
Pecesita Voladora


Bueno, disculpen que joda nuevamente con ésto, pero como ya se los mencioné en los últimos 4 o 5 post, repetiría semestre; yo sé que es una estupidez reprobar un semestre completo por faltas, pero he de reconocer que esos piratas de la cafetería son mi debilidad. Sí, me salía de clases para estar tragando absolutamente todo el día, pero... goé, ¡que piratas tan  ricos! :3


En fin, ya muy triste, con mis más de 20 faltas por materia, pasé sólo dos materias en primera oportunidad.


(Siempre me preguntan qué onda con las oportunidades, les daré una explicación rápida, primera son clases normales, si repruebas primera pagas segunda y presentas examen de la materia, si repruebas segunda, pagas tercera y tomas curso los sábados).


Erollo es que yo me llevé 9 materias de 11 a segundas, pagué 7 y dos me ayudó a pagarlas ma-pez. En total con mis dos materias aprobadas tenía 4 de 13 créditos que necesitaba para pasar de semestre, y yo lo daba definitivamente perdido, pero tal parece que mi ejercitación muscular de tres días, lo fue también neurologicamente, porque de las 9 materias en segundas, pasé 7. En el exámen final. :O así que....




¡PASÉ SEMESTRE! :D


... ni todo lo que estuve moliendo con que lo repetiría, ni el susto que le dí a patún, ni las vacaciones canceladas, ni los posts que no escribí, ni las horas de desvelo.


________________________________________________________________________________


Turisteando Monterrey.


Hace algunos días por la mañana, dormía tranquilamente en mi habitación, pasadas las 9:00 a.m. ya podía sentir la deliciosa y ardiente brisa de los rallos ultravioleta desgarrando la piel de mi rostro, yo estaba totalmente humedecida y fresca por el espeso sudor que emanaba mi cuerpo, la temperatura ambiente, fresca, agradable de una mañana deliciosa que no sobrepasaba los 37°C. Ente las ventanas abiertas, podía respirarse el exquisito aroma del smoho, la sinfonía matutina arrulladora del tráfico de monterrey en hora pico me permitía profundizar mi sueño; y mientras me regocijaba de los placeres de la vida, escuché el fino aleteo de "algo" en mi habitación. Era uno de esos animalitos bonitos ... ¿cómo se llaman? esos que vuelan con elegancia y sus alitas.... ¿mariposa? no, no era una mariposa, era ¡UN PINCHE CUCARACHO VOLADOR CORRIENDO SOBRE MI CARA!


Me levanté de un salto agitando mis brazos y piernas mientras gritaba como presa de Kalimba. ¡Pinche día horrible! Mientras esperaba a que mi ritmo cardíaco tomara su curso normal nuevamente... ¡PUM! ¡PUM! ¡PUM! ¡PUM!. ¿balacera? ¡ah!, ya son las 12:00 pm.


Hace un par de semanas secuestraron el la colonia a dos conocidas y mataron a un amigo. Cabe mencionar que ninguno de ellos tenía relación al narcotrafico, e incluso eran estudiantes, niños de casa. ¡y me caga! ¡me caga que embarren inocentes! ¡si se van a matar que se maten entre ellos! En esa colonia han habido más de 40 muertes el último mes. -No es exageración- 


Ya me imaginarán, primero el robo, después mi cruda, mi trauma en el gym, un cucaracho me despierta con una apasionada caricia, y ahora ésto, estaba pero que si muerta de miedo. Así que después de unas docenas de berrinches y lloriqueos, convencí a ma-pez de salirme de esa casa, ahora estoy viviendo con unos familiares en una colonia mucho más tranquila, y estoy feliz.


Hoy o ayer marcó un narquillo al tel de la casa, yo estaba dormida, dejé que el teléfono sonara bastantes veces, pero como insistían terminé por artarme e ir a contestar el teléfono encabronadísima por la insistencia y muy soñolienta. No estoy segura de qué dijo, dijo algo de una extorción, y que estaban afuera de la casa, y que si sabía con quién me estaba metiendo, yo procesé como 4 de cada 12 palabras que decía, y como el tipo hablaba muy rápido le dije que no le entendía, que tenía sueño y colgué. ¡"Cagoncitos éstos edá"! ya ni se puede dormir agusto.


Varia racita me ha estado diciendo que podría meterme en problemas por postear éste tipo de cosas pero, mientras no hable mal del PRI, porque les informo, -ya está prohibido hablar mal del PRI en internet- no infrinjo a la ley y no pueden decirme nada.


Pero bueno, tal como ya mandaron a la chingada la libertad de expresión, mandaron a la chingada la libertad en general, mandaron a la chingada la libertad de postear, mandaron a la chingada la libertad de dormir tranquilamente, y a mi a cada rato me mandan a la chingada, me mandan tanto que ya tengo tarjeta de cliente frecuente, me largo.


Saludos, y no olviden visitar mi apreciadísimo Monterrey.

P.D. Me ha gustado muchísimo ésta entrada, también habla de cucarachos pasen si tienen tiempo.

Mi primera cruda

|
Pecesita Voladora


Éste post era de hace tres días, lo posté hoy con el fin de no rajarme y borrarlo, tal vez no postee nada en un par de semanas. Ando un poco bajoneada porque pa-tún leyó el post anterior y marcó para decirme que lo había desepcionado :/ que no podía creer que fuera tan mala escritora como para perder mi seguidor.

No, obvio no,  en realidad lo dijo por lo del semestre. 

En fin, lo único que puedo hacer es intentar remediarlo, aunque 6 meses perdidos no volverán jamás.

Por lo pronto me quedé sin vacaciones, ya no me las merezco, cancelaré a mis amiguillas y me pondré a ser una pecesita productiva, y no presisamente de comida y hueva.
______________________________________________________________________________________________
Crudo debe estar orgulloso de mi por haber tenido mi primera cruda, muero de ganas de saber lo que dirá, tal vez algo como "Crece tan rápido" :') snif".




Claro que he tomado antes, e incluso tengo mis malas y muy divertidas experiencias, pero si lo contara aquí y ahora, seguramente patún marcaría para regañarme. Así que pueden esperar sentados un par de años más para poder contarles dichas anécdotas. 

¿Recuerdan que les mencioné que muy probablemente repetiría semestre? Bueno, se me ocurrió la inteligentísima idea de sobornar a mis maestros ofrecerles un trato en el cuál ambos pudieramos salir ganadores y felices. Uno de ellos tenía cara de que le gusta la bebida. Así que muy decidida me dirigí al primer oxxo que ví, y compré una finísima y muy cara botella de vodka un "Osito Negro"  me dolió muchísimo el codo al desprender de mi cartera esos creo que $50, en fin, la arreglé bonita, con selofán y un lindo moñito, pero mi amiga me bajoneó cuando dijo que con esa "gatada" no solo no me aprobaría sino que me la rallaría y seguramente me sacarían de la UNI.
 -Hubieras comprado un buchanan's  de perdido, casi, casi, estas sobornando con mezcal. 

Y como yo no sabía de lo que me hablaba, lo dejé en mi cuarto solito, y en un rincón.

Ayer por la noche como que la botella me hizo ojitos, me tomé un caballito, sólo para el antojo, tenía un sabor agradable, algo así como darle un buen trago a un frasco de alcohol etílico, hice la expresión más ridícula en mi vida, mi rostro se contrajo tan como un gusano en limón. Sentí que me "gorgoreaba" el estómago de asco; pero quería más, ¡Unas aguitas locas! -pensé- fui por un jugo de naranja, hielo y rebajé mi Oso prieto. Estuve tomando un rato, sola en mi cuarto mientras escuchaba música y chateaba, de repente, mi teclado comenzó a chafear, las teclas comenzaban a correr de un lado a otro, como huyendo de mis dedos, hasta que fué imposible leer lo que escribía, y me fui a dormír. 

Hoy por la mañana, me dio una cruda pero cabrona. Raro, porque a mí nunca me había dado cruda.  En la casa traen un caos, porque como hace poco robaron, andan cambiando chapas, candados, y sacando copias de llaves, y últimamente han andado albañiles invadiendo mi privacidad.

Hoy desperté muy temprano para ir al baño, como a eso de las 6, dormí dos o 3 horas, no había nadie en casa, ma-pez andaba trabajando y mi abue estaba haciendo unas vueltas con vecinas, vi las puertas abiertas, y muy miedosa me encerré hasta con candados, una vez mi conciencia y vejiga libres y contentas, volví a mi cuarto, no sin antes darme un par de topes en las paredes porque no se me había bajado el alchohol, llegué a mi camita, prendí el aire, y bien rico, me dormí.

Goé, a las pinches 7, una hora después de que yo ya estaba entrando como en mi 4 sueño, mi abue se puso a gritar desde afuera pero... cabrón, ¡como si se estuviera quemando la casa! Y yo con mi cruda que cualquier ruidito lo escuchaba como las campanadas de la catedral a medio cm. del tímpano.

Bajé, pero que si encabronadísima, tropezandome con mis propios pies y viendo doble. Le digo a mi abue que me espere que iría por la llave. Pero ella ignorando mi explicación, siguió gritando (como es su costumbre)


¡Apurate! ¡chingado! ¡ahí no está la llave! ¡pinche "huerca pachorruda"! ¡muevete porque traigo soldadores, y van a arreglar la mesa!
. . . ah, porque ayer rompí la mesa, pero ahorita les cuento eso.



Neta exploté cabrón.


Encuentro las llaves, abro la puerta y a su vez entran como 4 o 5 albañiles, yo semi-desnuda con mi shorsito y blusa de dormir, no pude evitar pensar ¡¿qué pedo?! ¡anayan mi morada! y mientras pensaba en ésto, corría por algo de ropa.


Llego con dificultad al último escalón, no si haberme dado varios topes y tropezones, y me pongo un pants. ¡PANTS! pinches 38° C  y lo único que vi a la mano fue un pants de peluche y fieltro.


Bajo nuevamente y mi abue me dice que irá a cobrar y se quedaría en el negocio, me pidió quedarme a cuidar a los albañiles. Mi expresión estúpidamente irónica dio lugar a un: 
-¡Inga!, ¿y qué no se pueden cuidar solos o qué? ¿como que ya están grandecitos no?
Un tirón horrible de cabello que medio me dejó pelona y después dijo:
-¡Que cuides que no se roben nada...¡Pen-de-ja!
Error mío, no debí decir eso.


Entran los tipejos y  estaban haciendo sus despapayes, mientras yo, mariconsísima de miedo, veía como a 8 o 10 weyes en mi casa, aún no pasaba el efecto de vista doble. Me acurruqué en posición fetal en el sillón, mientas los "cuidaba" o más bien planeaba rutas de salida alternas, golpes dolorosos, y técnicas de ataque. Poco me faltaba para ir corriendo a una sex shop y comprar un cinturón de castidad de esos marca "JAULA".


Pensando en ésto medio me estaba quedando dormida, y entrecerrando los ojos, uno de los albañiles gritó ¡NIÑA! . . . 
-instantáneamente brinqué-.


Me pidió permiso para sacar la mesa al patio una vez que habían terminado con las chapas.


- Ah sí, sí, sí, claro que sí sí. -dije torpemente-
-hoy pienso, tal vez pudo haber dicho, vaciaremos la casa, venderemos muebles y electrodomésticos en reforma, y tú vienes con nosotros, probablemente habría respondido de la misma manera.






Total que no me dejaron dormir en todo el día, estoy cansada, por lo menos ya se me bajó el alcohol aunque aún tengo cruda. ¡Oh! ¡Pero déjenme les cuento lo de la mesa!


He de mencionar que mi abue es super barroca, (barroco es un estilo de decoración del signo XVI en el cuál predominan una bastísima complejidad de adornos sobre adornos como angelitos, dragoncillos, etc.) (para quienes no sabían).


Hace un par de años mi abue compró una mesa más sencilla, ya que teníamos una de madera enorme, con unas patotas como de 20 cm. de diámetro y con cristal, muy rustica. Pero muy estorbosa, por lo que mi abue la cambió por otra mucho más sencilla, pero igual muy mamona, también de madera, 8 sillas, ovalada, y con 2 patas en vez de 4, las patas son redondas y ... bleh, imagínensela, no soy buena describiendo muebles.


En mi cuarto se me fundió un foco, y como es muy grande, necesita a fuerza los dos para poder ver completamente bien en la obscuridad, entonces fui ayer a subirme a la mesa para robarme ése foco. Pero cuando hice presión en una de las esquinas de la mesa, y no en el centro, la mesa se ladeó (por eso de las dos patas centrales) había quebrado una de las patas, y me fui con todo y mesa no sin antes dar una marometa en el aire y 3 en el suelo.


Ma-pez despertó asustada y me pidió una explicación. Yo muy asustada aseguré no saber qué había sucedido, le dije que me había sentado en la silla, y la mesa tronó.


Su rostro de no poder explicarse el suceso me preocupaba, pero ya estaba muy cansada, y solo me pidió dejarlo así.







Mi primer día de Gym.

|
Pecesita Voladora

Ustedes lectorfish, deben ya saber que eso del "ejercicio" no es mi actividad suprema, por su puesto  no deseo que al leer éstas palabras me imaginen con la masa física de alguna de ésas exhuberantes esculturas, sobrepasando los 450kg. y teniendo problemas para distinguir si yo estoy sentada en mi silla o si me la estoy tragando.


No piensen en botero, que tampoco es el caso. De hecho he estado teniendo problemas para aumentar mi masa corporal, pues ya varia gente me estaba diciendo que adelgacé cabrón éstos últimos 7 meses. Efectivamente bajé aproximadamente 10 kg. Mi apariencia no es de esquelética marca PRO-MÍA, peso al rededor de los 45 kg, y con el cambio de peso corporal quedé un poco... pues... mhh... "aguadita".



Resulta que Zobek se divierte como bebé moviendo la piel sobrante bajo mis brazos, y ni se diga de los apodos, últimamente me ha estado llamando "gelatinita". JÁ JÁ JA, sí ¡que romántico! bueno, el caso es que quise darle gusto y finalmente terminé parandome frente a la zona que me juré jamás visitar.

Tampoco he sido una antideportista toda mi vida, de hecho me gusta bastante el ejercicio, en mis ratos libres ejercito por horas mis pulgares en el xbox, incluso me llegué a inscribir en el equipo de ajedrez de la escuela, fuí a dos o tres clases, en realidad era muy aburrido, y si hay algo que ya tengo ¡bien desarrollado! es el cerebro, también me ejercito algunas veces en la cama, me recuesto de un lado, me canso, del otro, me canso, de panza, me canso y ya aún agotada, puedo seguir recostada por más de 14 horas si lo deseo. ¡Vamos!, reconozcanlo, soy una chica olímpica.

Mi primer día de gym.

Ya imaginarán mi rostro de TERROR mientras me dirigía al sitio, no sabía absolutamente nada al respecto, así que desayuné frutas y mucha agua, me hubiera gustado prepararme un huevito con jamón y tortillas de harina, pero temía que se me reventara un intestino, saliera por mi ombligo, y tal como una regadora de césped "chacualaqueara" por todas partes lanzando sangre y restos alimenticios.
Ok. ok, exageré un poco, pero en realidad estaba espantadísima. Mientras imaginaba intestinos saliendo de mi, huesos fracturados, pesas de 100 kg sobre mi cuello y contorciones decidí volver a casa pero.. ya había llegado.

Me paré ante la puerta del gimnasio, sentí cómo la sangre se me iba en menos de dos segundos de la cabeza hasta los pies, las rodillas me temblaban, sentí como si fuera un potro recién nacido, llegué al escritorio y entonces tras el escritorio, salió un monstruo  como de 6 metros que lanzaba bolas de nieve mientras escupía fuego.

Bueno, en realidad eso tampoco pasó, tan solo era el monitor, pero sí era altísimo, y las bolas las tenía como balones de futbol dentro de la piel, pelón y muy blanco.

-Éste cabrón me va matar -pensé- Pero finalmente solo sonreí, le dí el dinero de la inscripción, contesté una hoja con mis datos. Fue el examen más complicado de mi vida, sentía que me aplicaban una prueba enlace en diez preguntas que ya me sabía, y mi vida dependía del aprobar aquél examen.

Nombre, apellidos, edad, peso, talla, dirección etc...

Terminé y me pidió comenzar con 20 minutos de bicicleta, al terminar, lo buscara para decirme qué hacer.

-Eso sí se hacerlo- pensé -
En casa tengo una bicicleta, y me gustaba subirme y pedalear mientras comía palomitas y veía televisión. Subí al dichoso aparato, había una chava buenísima a mi lado izquierdo, morí de envidia, volteé de nuevo para ver sus piernas, ¡que piernas tan pinches feas! -pensé- están todas... pálidas, y ... tan marcadas, se ve exagerada, ni se mueven, seguramente se las operó; veo discretamente su abdomen y pienso: ¡agr! pinche abdomen feo, y . . . está toda sudada, bien flaca, ha de ser bulímica; veo su cara y pienso ¡Pínche vieja horrible! con la cara toda chupada y los labios que parecían colagenados, ese pellizquillo de naríz más bien tenía aspecto de pezón y muy molesta adapté mi bicicleta unos cuantos giros más densa y pedaleé con mucha más fuerza, como a 4 pedaleadas por una que ella daba, tengo mucha resistencia en las piernas así que eso no fue problema, noté de reojo que ella me observaba, y yo fingí naturalidad en mi expreción, estaba ¡jodida de cansancio! y aún me quedaban 17 minutos. Entonces ella habló.

-Deberías hacerlo más lento, solo te atrofiarás y es tu primer ejercicio.
¡SU VOS! ¡Nunca me había sentido tan felíz de escuchar a alguien! ¡era maricón! :D. En un segundo volví a ser la "gelatinita" más sexy de todo el gym, le sonreí y le agradecí el consejo, respiré y dejé de fingir que no me dolía. Terminé con la bicicleta y bajé rápido, estuve a punto de caer de na.....riz, las rodillas me temblaban, ahora me sentía más potrillo recién nacido que cuando me paré ante el gym. Ésta vez era real, no podía caminar, y antes de decidir hacer el ridículo me senté en el piso e hice estiramientos para las piernas, sobé la parte trasera de mis rodillas y al levantarme ¡-CRUACH-! tronaron. Me sentí mejor, bajé con monitor y le pedí otro ejercicio, entonces me llevó a unos aparatos para hacer, adivinen ... ¡más pierna!, cinco series de 20 para el frontal, 5 series de 20 para gluteos y pantorrilla. ¡Morí! Terminé tomé un agua y regresé a casa, al llegar, no alcancé a llegar ni al sofá caí tirada y muerta en la alfombra en donde dormí 4 horas hasta que mi abuelita me pateó para que me levantara.

Segundo día de Gym.

Después del primer día yo quería tomarme unas vacaciones de una o dos semanas, pero el mes ya estaba pagado así que le cerré la boca a mi subconsciente que me jalaba del cabello hacia la cama y llegué con monitor.

20 minutos de bicicleta, dijo él. Respiré profundo, en la bicicleta contigua ya no había maricón, y ésta vez pedaleé tranquila, y mientras tomaba agua, terminé los 20 minutos y pedí otro ejercicio.

Dirígete a la parte trasera y toma las Mancuernas.
¡Éste cabrón me está albuereando!
Me dirigí muy molesta y tras de mí, llegó él, me pidió tomar las mancuernas nuevamente y yo lo miraba esperando una explicación.
-No sé qué son las mancuarras -Respondí.

Él sonrió y me mostró unas pesas pequeñas, creí que se burlaba de mi, eran de diez cm. aproximadamente, y él las estaba tomando con dos dedos, lo miré con cara irónica y le dije - Creo que puedo cargar una de "esas" y apunté unas de acero que estaban junto a los huesos rosas para perro que él me daba.
Sonrió burlonamente y me pidió intentar con esas primero, abrí mis manos frente a los huesos para perro y esperé a que abriera sus dedos y cayeran en mis palmas, lo hizo y mis brazos descendieron hasta mis rodillas él volvió a reír y sugirió darme unas aún más pequeñas, me sentí apenada pero al mismo tiempo me hirió su comentario, perforó mi ego como con una espada, así que volteé y decidida le dije que ésas estaban perfectas. Me indicó los movimientos y las series que debía hacer, y puse atención y apenas se fue comencé el ejercicio, 4 series de 20 de un lado 4 de 20 del otro, 4 de 20 atrás, 4 de 20 hacia arriba, era la rutina indicada, hice como 4 de 10 algunas de 7, en las últimas series me temblaban los codos como el día anterior me temblaban las piernas, un tipo que estaba junto a mi cuyos músculos eran más grandes que mi cabeza, levantaba unas pesas unas 30 veces más grandes que mis huesitos de perro, y ya agotada y muy triste fui con monitor y le dije que sentía demasiado esfuerzo con ésa rutina, y le pregunté si trataba de que me pusiera como él, claro que su apariencia era .... MONSTRUOSA, él soltó una carcajada  y me aseguró que no, que tan solo endurecería mis brazos. Entonces recordé a "gelatinita" terminé mi agua, terminé las series y pude ir a casa.

Planeaba darle la sorpresa a Zobek en un par de meses, cuando yo de espaldas, una chica alta, delgada, sexy, deliciosa, paseara frente a él, entonces él me diría -Hey chica sexy, ¿has visto a mi alumna a caso? y yo le respondería -Holaa.. (con una voz sexy mientras volteaba como "modelo de pantene" y mis rizos definidos golpearan mi rostro con el viento.
 Pero no, no me aguanté las ansias y ya le chismeé todo el rollo, no me creyó las primeras 10 veces que se lo aseguré, y solo me respondía con una cruel carcajada, pero finalmente lo comprobó.

¡EN LA MADRE!

|
Pecesita Voladora

Se me vinieron los días encima y apenas ayer me di cuenta de que mañana, osea "hoy" era día de las madres, arruinaré la sorpresa que planeaba mencionando que no me dio tiempo de juntar el dinero suficiente para comprarle un micoondas nuevo a mamá, porque el que teníamos yo lo jodí.

Bueno, resulta que era uno de esos días que mamá tenía que ir a trabajar desde temprano y mi abue no estaba en casa, ésto ocurría al menos una vez cada cuatro o cinco meses, mamá siempre estaba ahí para despedirme y esperar a que me fuera a la escuela bien almorzada y muy despierta. Rutinariamente, después de un grito aterrador que emanaba de su boca pronunciando mi nombre, yo despertaba saltando o cayendo de la cama, entonces sabía que era hora de alistarme para ir a la escuela, en cuanto bajaba los escalones la mesa ya estaba servida, mientras yo, aún con lagañas en los ojos y entre bostezos miraba atentamente a ma-pez cómo mientras hablaba con su jefa por el radio diciendole que estaba a unas cuantas cuadras de la oficina, brincaba en un pié para ponerse un tacón y buscaba tarjetas y números en una pequeña libretita que de clientes, finalmente terminaba su llamada, me pintaba un rojo y perfecto beso en la mejilla se iba a trabajar. Una vez cumplido ésto yo ya tenía hecho mi día, y muy contenta con el enorme beso rojo de mamá almorzaba lo que ella me había preparado, para luego empezar a arreglarme e ir a la escuela, entonces a la hora de salida ella estaría muy puntual esperandome.

Sucede que éstas habilidades de ma-pez para hacer más de 30 cosas al mismo tiempo y en menos de 7 minutos simplemente no fueron heredadas a mis genes, yo por el contrario, era un poco más lenta, más torpe, y muy, muy pero MUY inutil. Mi tía solía apodarme "patas de gancho" por eso de tropezarme hasta con mis propios pies. Y uno de esos días odiosos en los que mamá tenía que irse antes de poder pintarrojear mi mejilla y dejarme el desayuno servido en la mesa, me dejó por desayuno unos taquitos que había comprado para mi. Por si fuera poco, además de lo floja, torpe e inutil yo era incapaz de despertar si alguien no lo hacía por mi, así que dormí y dormí y dormí como pinche oso hasta pasadas las 12. Yo entraba a la escuela a la una, así que al ver la hora me levanté hecha madre, ni me bañé, me puse el uniforme, las calcetas al reves y ni tiempo me dio de peinarme. Pero como toda hija única concentida, me desagradó que mis taquitos ya estuvieran fríos, así que los metí no más de un minuto en el microndas mientras yo corría a arreglar mi horario escolar, cuando regresé, ya con la mochiña lista, el microondas estaba humeando, irradiando luces de muchos colores metalicos, me asusté y mi increíble inutilidad me dejó inmovil y asustada viendo el espectáculo, creí que explotaría así que me escondí debajo de la mesa. Recuerdo que ése día ni comí, me fui a la escuela tardísimo, al llegar me cagaron por haber metido los taquitos con todo y papel aluminio. ¡´Pero yo no sabía!

Espero poder compenzarle su microondas a ma-pez algún día.

Por lo pronto, le haré éste post, MAMÁ-LÓN dedicado exclusivamente para ella, aunque sea de las pocas personas que no aprecian ni valoran mi fama y excelente redacción (ta weno pecesita), éste post va por ella.

Ma-pez es una madre con ma. . .nía por los videojuegos, sí, ma-pez es una GAME-MOTHER. Hace poco mi xbox comenzó a jotear, no supe si fueron los controles, ella andaba en E.U.A con Santa y no tardó más de un fin de semana para comprar el  360 con 4 juegos que aún no termino.

Ma-pez es el tipo de mamá perfecta que tu no tienes.
Ma-pez me despierta en la madrugada porque empezó una película de terror, prepara bocadillos y los compartimos juntas.
Ma-pez puede pasar horas y horas conmigo frente a la consola tratando de pasar el siguiente nivel en el videojuego.

Ma-pez es perfecta, y la amo.

Gracias por soportarme durante más de 16 años, cuidarme, guiarme y motivarme para hacer las cosas bien.
Por ésto y muchas cosas más: ¡Felíz día de las madres!

Balacera.

|
Pecesita Voladora

Todos sabemos ya, que la inseguridad en nuestro país y sobretodo en Monterrey está cada vez más cabrona, en las calles hay balaceras diarias, en los parques amanecen muertos, en los puentes peatonales aparecen personas colgadas, reos que escapan de prisión, inocentes muertos incluídos menores de edad, policía corrupta que defiende al narco y no al civil, niños menores de 11 años involucrados en el narcotráfico y que incluso han matado; son anormalidades que ya no nos sorprenden, estamos conscientes de lo que tenemos y que debemos acostumbrarnos a ello de una u otra manera. El terror que en los 90's sentían al encontrar cinco muertos en la ciudad ya era una atrocidad, un homicidio, y la gente inventaba historias de terror, leyendas e incluso libros para redactar lo mejor posible el caso. Hoy en día nada de esto nos sorprende, ya es algo tan natural, tan rutinario que incluso nos sorprendería si derrepente dejara de suceder, pues ya lo consideramos parte de nuestras vidas.

¿Recuerdan el crímen de la calle Aramberri? ¡Que buena lana se llevó Hugo Valdés al publicar la terrible historia de doña Inés! Pobre, mutilada por sus propios sobrinos solo para robarle su dinero. ¡Es todo un caso! ¡Una leyenda! memorable de nuestro hermoso Monterrey. Pero consideremos que hace diez años un homicidio no era común, y cuando ocurría, la ciudad entera se alarmaba, lo sabía y el apeído de la familia quedaba marcado para siempre.


Hoy ya no tenemos esas ventajas de fama, y las posibilidades de que alguien se interese sobre nuestra historia para la elaboración de un libro, son casi nulas. y, . . . ¿debería preocuparnos?



Hay aún quienes se niegan a asimilarlo, ya sea por miedo, por autoprorección, o porque simplemente se rehusan a aceptar lo que está sucediendo; pero aquí lo único cierto es que ni la policía regia, ni el pueblo, ni el gobierno, y tal vez el ejército, lo detendrán, ésto es una guerra de narcotráfico, únicamente entre ellos que terminará cuando ellos lo decidan, desgraciadamente por estar nosotros en medio, también terminan embarrandonos su mierda.

"El homicidio es además un misterio porque la muerte está más allá de la experiencia de todo ser humano vivo. Al intentar desentrañar el misterio de la muerte la tenemos (aunque muchos la desean), pero no podemos concebirla como el fin último y definitivo. Nos sentimos atraídos por ella, como algo desconocido, anhelamos vislumbrarla -descubrir lo que nos oculta en esa penumbra de sombras y niebla-. Al mismo tiempo, aterrorizados, deseamos alejarla de nuestra mente. Pero la temamos o no, la muerte sigue incitando nuestra curiosidad. Sin embargo, a pesar de nuestros esfuerzos más ingeniosos, la muerte guarda su secreto, y este secreto constituye en parte la razón de la fascinación que el homicidio nos produce".
David Abrahamsen


Ayer por la noche estaba arreglandome para ir con la enana (mi mejor amiga) a una fiesta cerca de aquí, era tranquilo y planeabamos llegar temprano, poco antes de pasar por ella a su casa (el otro lado de la avenida) una balacera me aturdió. Apagué inmediatamente las luces de mi cuarto y salí al balcón, me senté cuidando que el árbol me cubriera en la obscuridad y me puse a observar todo, no pude ver mucho, solo a jovenes corriendo por la avenida, algunos civiles asustados que trataban de alejarse del lugar y una camioneta que después de varios balazos quedó inmovil a unos 150 metros de mi casa. Gritos de una mujer llorando aterrada me hizo suponer que habían heridos, pero no quise investigar por mi propia cuenta.
Hoy por la mañana apenas me enteré por voces de los vecinos que no solo fue un hombre quién murió, sino también un niño. Tan pronto como terminó la balacera, me cambié el vestido, me puse pijama y me escondí bajo las cobijas esperando que ahí nadie pudiera encontrarme. ¡yo sé que soy muy maricona!